EN BUSCA DEL SEXO PERDIDO: Leticia Blonde, El reencuentro.




Tres años son mucho tiempo, sobre todo si el único contacto que has tenido desde el ultimo encuentro ha sido vía email, messenger, web cam o telefónico y de una forma muy espaciada. Las personas cambian, no solo físicamente, sino también en su interior, conforme avanzaba hacia su apartamento iba rememorando un poco la historia de esta profesional del SEXO DE PAGO desde que la conocí en la agencia Susana Planet de Zaragoza.
Aunque en el 2004, yo conocí a Carol, a la que puse el adjetivo de “Maravillosa”, como bien pudisteis leer en mi primera entrega de “En busca del sexo perdido: La maravillosa Carol”, ahora según ella era otra persona diferente, LETICIA BLONDE.
Carol estuvo recorriendo España, haciendo plazas en las mejores agencias de Cataluña, Baleares, País Vasco, Aragón, Canarias, Navarra,... al final mas de veintitantas ciudades. Finalmente decidió a ser escort independiente, y se marcho a trabajar a Galicia, concretamente a CORUÑA, donde estuvo por un espacio de dos años, trabajando con gran éxito. Tras ese tiempo decidió que su tiempo en esa plaza había concluido y que debía emigrar a conocer otras tierras, pensó en Asturias, concretamente en OVIEDO.
Allí se ubico piso y se anuncio en Anunciosex
Su belleza y su entrega a la hora de trabajar, junto a su inmejorable calidad-precio, eran la formula de un éxito fácil de predecir. Solo hay que mirar en el foro de Anunciosex, en el hilo de posas sobre ella, nunca vi unos números así sobre un hilo de alguna profesional del sexo de pago, 446 post en el hilo, con 81.456 lecturas, algo que realmente impresiona y que demuestra la verdadera dimensión de esta escort brasileña, se diga lo que se diga.
Lo cierto que tras su periplo en tierras asturianas pensó en marchar a una ciudad más grande, y tras el dilema entre Madrid y Barcelona, se decanto por la capital de España. Yo tuve el privilegio de ser uno de los primeros en enterarme de sus planes, y asimismo me pidió consejo sobre las ventajas de una ciudad u otra.

Tras acabar la gran vía madrileña, y pasar la Plaza de España, se inicia la calle Princesa, y al adentrarme en sus inicios llego a la conocida Plaza de los Cubos. Lugar muy conocido por todos los amantes del sexo de pago madrileño, en ese edificio aparentemente tranquilo conviven en su interior algunas agencias y escorts muy conocidas en Madrid.
Yo mismo he estado en varias ocasiones, por lo que no me impresiona para nada la mirada inquisidora del portero, al que sonrió levemente al pasar, poniendo cara de chico bueno.
Llegando a su apartamento delante de la puerta, dudo al tocar el timbre, son tres años sin vernos y la curiosidad se apodera de mí. ¿Cómo estará? ¿Cómo me recibirá? ¿Seguirá siendo la de siempre? Típicas dudas de cuando el contacto ha sido tan esporádico y circunstancial como en nuestro caso.

La puerta se abre poco a poco, y tras ella aparece una gran sonrisa, es ella, LETICIA BLONDE, me da un gran abrazo, y después nos miramos mutuamente, el tiempo no pasa en balde, en su caso ella ha cambiado ha mejor, es mucho más mujer que la Carol que pude conocer en su momento. Aunque esta vestida con unos vaqueros y una camiseta que deja a la vista su estrecha cintura, observo que tiene un tipo más rotundo, con mas curva, esta delgada pero a la vez la noto atlética, se nota que trabaja ese cuerpo en el gimnasio.
La encuentro muy cambiada de cara, quizás si la hubiera visto por la calle no la habría reconocido, esta mucho más blanca, se nota que toma poco el sol, ya llegara el momento de tomar el sol paulista. Su pelo es totalmente rubio, la conocí como morena, la verdad es que sigue siendo muy guapa, tiene un rostro muy agradable, unos labios muy sensuales y una mirada totalmente picara.
Mi vista no puede dejar de mirar un poco mas abajo, ya me comentaron que había aumentado su busto, realmente lo que tiene que haber tras la camiseta a la altura de sus pechos promete ser espectacular.
Resumiendo mi “ola perfecta”, sigue siendo la “gran ola” que yo conocí, pero mejorada con el paso del tiempo, como el buen vino.

Aunque ella sale muy poco le solicite una gracia, después de tanto tiempo sin verla, invitarla a cenar, para que tuviéramos algo de tiempo para hablar un poco. Y aunque ella no es muy amiga de salir después del trabajo, accedió a mi petición. Para lo cual busque un lugar cercano e idóneo para esta cena. Pensé que lo mejor era buscar un local que por unos minutos la regresase a su querido Brasil y de este modo vencer la posible “saudade” que tuviera.
No me fue difícil encontrarlo, justo enfrente de la Plaza de los cubos, esta el restaurante Brasileirinho, en el Plaza de Cristino Martos. Un pequeño restaurante, muy cuco y romántico, un pequeño rincón de Bahía ubicado en el centro de Madrid. La cocina brasileña es buena, pero si la compartes con una bella brasileña, es mucho mejor, dimos cuenta de la picanha, así como del camarao na moranga, mientras hablábamos como dos viejos amigos que se reencuentran tras un largo espacio de tiempo.
Al finalizar, mi amiga me pidió regresar a su apartamento, estaba muy cansada, ese día como muchos otros había trabajado mucho. Me invitaba a una copa, y a seguir la velada en su casa. Al regresar me enseño mejor su apartamento, la verdad es que quede alucinado por lo bien que estaba, todo reformado, nuevo, a estrenar, con un diseño moderno, y con buen gusto.
También nos pusimos a navegar en su PC, y desde allí pude saludar a dos buenos amigos míos del foro de SITIOSDEZARAGOZA que andaban conectados al messenger ¿lo recordais? (Ameba y Claudia, os mando un saludo de nuevo desde este relato), la verdad es que eran cerca de la una de la mañana, y todavía no había encontrado a LETICIA BLONDE, aunque la tenia bien cerca, a mi lado en el sofá.



Cada vez que la miraba, veía a mi amiga, y me costo mucho mucho encontrar a LETICIA BLONDE, no sé si alguien puede entenderme, pero intento explicarme como buenamente puedo. En un alarde de atrevimiento por mi parte, le pregunte si tenia ganas de trabajar o estaba cansada. Era la una y media de la mañana, y la notaba fatigada, sus ojitos se cerraban con mas celeridad de la normalmente lo hacían al inicio de la noche. Su respuesta me dejo petrificado, pero era comprensible, me dijo “Hoy es muy tarde coraçao... mejor lo dejamos para mañana”. Le dije que no importaba que mañana habría mas tiempo totalmente convencido, y ella acerco sus labios a los míos y comenzó a besarme, primero suavemente, pero note que esos labios no se separaban y que pedían mas intensidad a cada segundo, seguí su ritmo como buenamente pude, mientras abría los ojos y la veía totalmente concentrada en su apasionado beso. Me abandone a lo que fuera, y seguí su patrón pasando el beso por las diferentes fases que van del inicio de un beso suave al desenfreno final en busca de sexo. Nunca me dieron un beso tan largo como ese, mientras ella sin despegar sus labios de los míos, se sentó sobre mis rodillas e iba restregando su cuerpo con el mío. Mis manos eran independientes, e iban por libre, sentía lo que tocaban pero no podía controlarlas, habían enloquecido y se repartían el cuerpo de LETICIA BLONDE como buenamente podían. Ya no la sentí como mi amiga, ahora era ella, la escort, la ola perfecta, había aparecido LETICIA BLONDE.
Mis labios solo se desplegaron de los de ella para exclamar una sorpresa por mi parte, mis manos habían descubierto que debajo de la camiseta, se ocultaban dos espléndidos pechos, a su libre albedrío, sin sujetador ni nada que los oprimiese. Pechos operados pero de un tacto magnifico, y de un tamaño digno de cualquier reina del porno star americano o de aparecer en algun reportaje del blog de mi amigo Perico, Club Calle 69. Aproveche para preguntarle de nuevo si deseaba trabajar, y solo me contesto que se había puesto muy cachonda besándome y que quería sexo, una vez que su maquinaria se ponía en marcha era imparable. Me mostro sus pechos, mientras los acariciaba y estrujaba sacándose leche de ellos, como hizo cuando la conoci, hacia tres años, para luego ofrecer el cobijo con ellas a un pene que ya sobresalia por la bragueta del pantalón y que agradecio esa cubana.
Seguimos jugando en el sofá durante unos minutos mas, hasta que quedar semidesnudos, solamente protegidos por nuestra ropa interior. Antes de pasar a mayores, pasamos al baño, y hubo la atención necesaria a la higiene que debe tener cualquier contacto sexual, con un lavado total de manos, pene, ano, testículos, así como un enjuague bucal.
Me fui a la gran cama que tiene en su habitación, y la espere totalmente desnudo, con el pene totalmente erecto, y solamente con la luz que venia de la sala de estar. Yo sabia que lo que se me avecinaba seria un encuentro sexual único, debía estar preparado para coger esa gran ola del sexo, y cual surfero navegarla todo el rato que pudiese hasta caer derrengado por el cansancio y agotamiento.
Su figura apareció en la puerta de la habitación, se detuvo allí, su sombra se proyecto sobre la cama y sobre mi persona, asimismo la luz disminuyo como si de un eclipse se tratara, quedando en la semioscuridad. Cerré los ojos y sentí que ella avanzaba hacia mí, y se tumbaba a mi lado. Yo mientras inmóvil esperaba sus expertos movimientos dejándome hacer, comenzó de nuevo a besarme, con tranquilidad, sin prisas, sus labios fueron bajando...orejas, cuello, para volver a subir hacia la boca, y volver a bajar hacia mi pecho, mis pezones,... subía, bajaba, como un juego con el único fin de hacer sentir un gran placer. No paro en mis partes nobles, sino que su bajada fue a lo largo de mis temblorosas piernas, que se movían de puro placer, la habilidad de sus caricias, junto a la humedad de su aterciopelada lengua, así como pequeño mordiscos en lugares estratégicos, aumentaban ese placer que estaba a punto de colapsarme.
Me pidió darme la vuelta, y ese erótico masaje siguió por detrás, de la misma manera que lo hizo por delante, sin prisa, pero sin pausa, aunque con gran tranquilidad por su parte, sabiendo en todo momento que era ella la que mandaba en esa cama.
Note como sus caricias se iban haciendo más intensas en la zona de mi ano, y empezó a obsequiarme un glorioso beso negro, mientras atrapaba con sus manos mi pene y lo friccionaba. Sus caricias dieron efecto, y ella noto que la erección había aumentado. No contenta con ello me hizo cambiar de posición, me puse boca arriba y extendió mis piernas sujetándolas, mientras iba profundizando en el beso negro. Mientras de puro placer mis piernas seguían temblando mientras mis manos se aferraban a la cama para no caer de esta gran ola del sexo.
Cuando su boca se apodero de mi pene, pensé morir, y recordé el memorable francés que me ofreció hace tres años, se notaba que había ganado experiencia, verla hacer un francés, es como ver a cualquiera de la grandes estrellas del porno, Jenna Jameson, Devon, Lucia Lapiedra, Dunia Montenegro, Celia Blanco,... mientras actúan. Cogí la almohada y la plegue para apoyar mi cabeza y verla actuar mejor. Era increíble verla emular a Linda Lovelace en Garganta profunda, y ver como desaparecía mi miembro por arte de magia, para verlo aparecer después, duro como un mazo y ver como ella se aporreaba el rostro y la boca con él, como si fuera un juguete.
Yo estaba fuera de sí, además note como uno de sus dedos buscaba camino en mi ano, al poco ya no era un dedo eran dos, así mismo note algo fresco por esa parte, una crema lubricante según me dijo mientras me la aplicaba sin parar en su frenético francés. Al final note como algo más grande que dos dedos me penetraba, sin que yo me diera cuenta, se había hecho con uno de sus juguetitos, le había puesto encapuchado con un condón y lo había introducido sin piedad en mi culo.
Me puso en la postura del pollo asado, con las piernas bien levantadas, sujetándomelas con sus manos, mientras que el consolador sujeto a su coño por arte de magia iba penetrándome al ritmo de sus empentones. Me ofreció un cambio de roles total, como nunca había tenido. Ella gritaba desaforada, por lo que pude comprobar ese consolador también le daba a ella placer mientras me lo empujaba.
Sin darme tregua, me hizo poner a cuatro patas, para seguir siendo la dueña de mi culo, y horadarlo sin compasión. Así siguió hasta para darnos placer mutuo, mientras para seguir el ritmo de sus embestidas, palmeteaba mis nalgas como si fueran un tambores, alternando los cachetes en ambos lado. Los cachetes pasaron de ser suaves a ser cada vez más fuertes, como el ritmo que se aceleraba a cada momento, hasta casi hacerme perder el oremus y eyacular.
LETICIA BLONDE, no estaba por la labor de dejarme correr de cualquier manera, y tras dejarme un pequeño respiro, para tomar oxigeno, mientras me quitaba el consolador, me hizo acariciarla, por todo su cuerpo y devorarla, pude comprobar una humedad en su vagina, que en pocas profesionales se puede observar, estaba totalmente en celo, como una fiera salvaje. Y pensar que me había dicho que estaba cansada...
Cogió mi pene y lo encamino hacia su coño, pude comprobar como polla fue devorada por su vagina, mientras en la postura del misionero hacíamos el sexo. Ella como siempre atenta, a cualquier rendición por mi parte para evitar que me corriera y que se le acabara la fiesta. Me pidió que la follase por detrás, que era lo que más deseaba, y así lo hice. Bueno hice lo que buenamente pude, porque esta mujer es mucha mujer, pocas veces he estado durante tanto rato haciendo sexo sin correrme. La verdad es que el cansancio se había apoderado de mi cuerpo, y me encontraba casi deshidratado, sin fuerzas, siendo mis movimientos poco coordinados y torpes. Ella me dio el visto bueno, para disfrutar de la traca final, y me dejo descansar unos segundos, dejándome tumbar en la cama, para sentarse a horcajadas sobre mí, y enfundarse de nuevo mi polla en su cálida y húmeda funda.
Mientras nos mirábamos a los ojos con una mutua sonrisa de complicidad, así mismo notaba como su vagina se contraía alrededor de mi pene, haciéndome notar una excitante presión, que acompaña a sus acompasados movimientos. Pocas mujeres pueden hacerte gozar del famoso pero poco practicado “carrete filipino”, modalidad que dominan generalmente las mujeres asiáticas, desde jóvenes son entrenadas para poder dominar a voluntad los músculos vaginales y de esta manera dar un mayor placer al varón.
Hacia mucho tiempo que notaba esa increíble sensación, mientras mis manos recorrían su cuerpo, y ella iba acoplándose a mi cuerpo como una motera se acopla a su moto de competición, mientras aceleraba sus movimientos hasta hacerme llegar a un increíble y merecido orgasmo, mientras mantenía mi boca ocupada con la suya, amortiguando mis gemidos, y con su cuerpo sujetaba fuertemente mi cuerpo que tras el orgasmo tenia pequeños estertores de placer tras la descarga sexual a la que había sido sometido.
Se mantuvo sobre mi unos minutos, mientras seguí sintiendo como sus músculos vaginales seguían jugando con mi pene, y estuvimos hablando sobre esta técnica sexual.
Seguimos hablando en la cama durante largo rato, siempre sobre sexo, ella me hablaba de sus gustos y yo de los míos, mientras las anécdotas y las risas iban cayendo de un lado y otro. Mientras ella siempre con mi pene en sus manos, iba jugando con él, como intentando despertarlo. Pero ahora el cansado era yo, no me veía con fuerzas para otro asalto con esta gran ola del sexo de pago. Era muy tarde y pensaba que ya había abusado bastante de su compañía. Aun así, ella súper complaciente, me ofreció hacerme un masaje. Yo pensaba que era una aficionada como masajista y que serian solamente unas caricias suaves. Quede impresionado por la fuerza de sus manos, aun después de una hora de sexo aun tenia energía para dar un masaje, pero no un masaje cualquiera, un masaje profesional. Como buena masajista, enseguida se dio cuenta donde estaban mis problemas y se dedico a darme el masaje en esa zona, resultándome muy doloroso por su fuerza e ímpetu en su labor de masajista. Le pedí que desistiera y que hiciera algo mas ligth, mi cuerpo no estaba para muchas fiestas más. Me dio un ligero masaje con una loción muy rica, que me ayudo a espabilarme un poco de mi colocon tras haberme dado ese gran chute de sexo.
Me ofreció ducha, pero desistí pues tenia el hotel cercano a su casa y no quería molestarla mas, pues eran las tres de la mañana. Me vestí, mientras la avisaba que le dejaba el dinero (180 euros) en la mesita baja de su cuarto de estar. Mientras ella hacia planes en voz alta para el encuentro del día siguiente, ¿un trío con un travestí? ¿Un club de intercambio de parejas?... realmente salí de su apartamento con un beso suyo y con ganas de volver al día siguiente, pero no me apetecía para nada compartirla con nadie, la quiero toda para mí, aunque el morbo es el morbo.


Resumiendo y dejando a un lado la amistad y aprecio que tengo por esta persona, me reafirmo en lo que opine de ella hace tres años, cuando apenas la conocía. Es una de las mejores profesionales del relax profesional que hay en nuestro país. Espero no tener que esperar tres años para probarla de nuevo, pero si no llegase a hacerlo, quedaría grabada en mi memoria su forma de interpretar el sexo y los momentos que me ha ofrecido, eso no tiene precio para mí.
Creo que conociendo a fondo la oferta que hay en Madrid, tiene una relación calidad-precio espléndida, de lo bueno lo mejor. No voy a hablar de belleza, cada uno tiene su patrón en este aspecto, aunque no cabe duda que es un bombón, pero en cuanto a implicación, actitud y aptitudes es única en su genero, el sexo de pago.
El reencuentro con mi amiga, así como su compañía fue un lujo al alcance de poca gente. Siento haber perdido a la maravillosa Carol para siempre, pues en su momento fue un gran descubrimiento, aunque es el pasado. Ahora mismo el presente y el futuro es LETICIA BLONDE, celebro haberla descubierto.


FECHA DE LA EXPERIENCIA: Marzo 2007

NOMBRE DE LA CHICA: Leticia Blonde

NOMBRE DE LA AGENCIA: Es independiente

WEB: http://www.linternaroja.com/presentation/home.php?service=1&action=4&lang=es&id=699

http://www.erosguia.com/es/ficha.php/1610


DIRECCIÓN: Zona Plaza España, C/ Princesa.

TELÉFONO DE CONTACTO: Mientras trabaja no coge el teléfono, como debe ser. Intentar llamarla a primera hora de la mañana, entre las 9 y las 11 horas, a veces a la hora de comer entre las 13 horas y las 15 horas, pueden ser sus horas mas liberadas. Si no siempre queda el remedio de enviarle un SMS y esperar que ella te avise cuando esta libre para coger el teléfono. Tel.: 638 52 56 38

TARIFAS APLICADAS: 180 euros la hora. Desconozco si tiene tarifas especiales para “pedidos especiales”. Deja repetir eyaculación tranquilamente, y no mira el reloj escrupulosamente. Relación calidad-precio buena.

DETALLES DE APARTAMENTO: Hay portero que no pregunta, ni molesta al personal, me imagino que ya estará curado de espantos trabajando en esa finca.
El apartamento es de lujo, recientemente reformado y decorado a la ultima. Todo muy limpio y pulcro. Baño pequeño, con una columna de ducha multichorro, todo muy nuevo. La cama grande, comoda y espaciosa.

DETALLES DE LA CHICA: Brasileña, de unos 25 años, estatura mediana (1,67), cabello rubio, largo, constitución normal tirando a delgada-atlética, tatoo y piercings, me parece que no fuma, sexo parcialmente rasurado, carácter complaciente, dulce, agradable,...todo lo bueno que os podáis pensar, difícil encontrar quien la supere en este aspecto.

PUNTUACIONES DE LA CHICA: cara MB, físico en general E, Pechos E, culito MB, trato EE, francés EE, trajineo EE, implicación EE, y valoración global E. Todo esto bajo mi punto de vista e intentando olvidar la amistad que me une a ella. Para mí una de las mejores escorts que he podido conocer.

EXTRAS SEXUALES: Francés sin SI, terminado como quieras, boca, cara, pechos,... Besa SI, total variedad en este aspecto, desde besos tiernos, piquitos a morreos brutales con lengua hasta la campanilla. Griego SI, Sado, creo que algo ligth si que hace, mejor preguntar. Masajes, SI. Muy poca gente conoce esta faceta suya que se oculta a la sombra ante su maravillosa interpretación del sexo. Masajes muy profesionales, pero también de otros tipos, ha estudiado este arte y soy testigo de los bien que los da, a parte de la fuerza y energía que emplea en este arte.



Comentarios

Perico ha dicho que…
Impresionante relato. Gracias por el pequeño papel de Calle69 en él. Desde luego a mi me has convencido.

Un abrazo.
vodkazz ha dicho que…
algunas de mis experiencias más recordadas han sido reencuentros. Ver de nuevo a una persona con la que tienes complicidad, que se alegre de verte, recuerde detalles...
Muy bueno el relato, a seguir así

Un abrazo, vodkazz
Jabato ha dicho que…
Perico, muchas gracias por tus cumplidos. Calle69, esta entre los mejores blogs del porno que hay en España, y para mi es un orgullo tener amigos bloggeros como tu.

Abrazos jabatos.
Jabato ha dicho que…
Vodkazz, verte a ti en mi blog si que es un buen reencuentro, me alegro mucho de verte de nuevo y saber que sigues en la brecha.

Estoy contigo que gusta de reencontrarte con personas a las que aprecias y ademas son excelentes profesionales del sexo de pago.

Un abrazo jabato.
elranda ha dicho que…
Hola Jabato, soy de A Coruña y he estado con Carol unas cuantas veces, realmente es impresionante, para mi la mejor con la que he compartido cama, pero ultimamente le perdi la pista, espero poder ir a Madrid algun dia a ver si puedo verla de nuevo, seguire mirando u blogger, pues es muy interesante, un saludo.
Anónimo ha dicho que…
jabato, yo soy uno de esos que se enamoró de ella en asturias. la pena es que cuando fuí con ella solamente contraté media horita y al poco se fué para madrid. ahora daría lo que fuera por volver a estar con ella. sabrias decirnos cuando volverá por españa??
Anónimo ha dicho que…
Alguien sabe si esta chica sigue en madid? Estoy loco por quedar con ella. DEcirme algo please!!!
miguel pamplona ha dicho que…
guapa, ponte en contacto con nosotros en http://www.relaxnavarra.com y http://www.liderescort.com tus webs para Navarra y el norte. xxx
www.relaxnavarra.com ha dicho que…
guapaaaaaaaaaaaaaaaaaa