"SANTOS" DEL SEXO DE PAGO: La transferencia "perdida".


Relatare en esta sección dedicada a fraudes en el ámbito del sexo de pago un caso real en la que resulta estafada una profesional del sexo de pago, que bien por desconocimiento del funcionamiento de la banca online, bien por su excesiva confianza, fue engañada por un cliente que una vez disfrutados sus servicios sexuales, pensó que estos le podrían salir gratuitos, haciendo gala de poca ética y una picaresca digna de un Lazarillo de Tormes del siglo XXI.

Aprovechare la ocasión para agradecer a todas las personas que afectadas o conociendo casos sobre estafas dentro del sexo de pago, se han puesto en contacto conmigo para hacérmelos llegar, para que yo los vaya recopilando y pueda informaros de ellos a través de este blog. El mes que viene, Enero 2009, continuare con otras estafas de la misma índole, pero realizadas a través de datafonos o medios de pago electrónicos.

En esta ocasión el timo que os relato me ha llegado por correo electrónico, más o menos hace un año cuando comenzó esta sección de “Santos del sexo de pago”. La afectada una escort profesional independiente de nivel VIP, me relato un poco por encima en su email como había sido estafada por un cliente. Viendo lo interesante del caso, no dude en continuar el contacto con ella para que me contase lo ocurrido con todo lujo de detalles para que como me dijo ella textualmente, “evitar que otras personas les ocurra lo mismo”.
Como siempre, para salvaguardar la identidad de la afectada, os diré simplemente que se anuncia regularmente en varias guías de escorts de nuestro país, y de este modo fue llamada por un cliente, que aparentaba ser persona educada y de medios. Marcó una cita para las 10 de la noche en su apartamento un día entre semana con el citado cliente, y con puntualidad británica este apareció a la hora acordada. El trato que habían efectuado era que la cita duraría 1 hora, que fueron pagados como suele ser lo habitual por anticipado, antes de iniciar el servicio.

Como solía ser habitual en ella, invito a una copa al cliente, intento romper el hielo con una pequeña charla previa a la sesión de sexo, y de este modo estableció cierto feeling necesario para que la cita resultase exitosa. Por su parte el cliente, un hombre de mediana edad, entre los 40 y 45 años, demostró en todo momento ser persona educada, amable y respetuosa hacia la escort. Además por su forma de vestir, marcas de la ropa y complementos aparentaba tener una desahogada situación económica, cosa que se fue confirmando durante la conversación en la que hablo de su profesión liberal y de su alto nivel de vida. Cuando pasaron al sexo, el cliente continuo igual de encantador, una persona divertida, cariñosa, atenta,…vamos un chollo de cliente. Tanto fue así que el tiempo paso volando para ambos e incluso se sobrepaso ligeramente, sin que la profesional dijera nada al respecto.
En un momento dado el cliente pregunto a la escort cuanto costaría pasar con ella toda la noche, pues le había gustado mucho como trabajaba, pero también como era como persona y no le importaría quedar con ella el resto de la noche en su casa hasta el día siguiente que tenia que ir a una importante reunión de negocios.

Ella por su parte, vio oportunidad de ganar una buena cantidad de dinero con un solo cliente en una sola noche, además era persona agradable y respetuosa, a ello se unía la posibilidad de fidelizarlo para posibles citas posteriores pues aparentaba ser un hombre de dinero, y además lo mas importante es que no le dolía gastarlo por sus comentarios sobre su ritmo de vida. Aunque la escort tenía una tarifa para citas de noche entera, pensó que lo mejor era devolverle la pregunta, pues la experiencia le decía que posiblemente el cliente pagaría algo más de lo que ella le iba a pedir inicialmente. Y así resulto, este hombre, ignorante e inexperto como la mayoría de los clientes iba a pagarle más dinero con esa hábil y simple triquiñuela.
Por el resto de la noche 1.800 €, mas lo ganado en el servicio anterior que ya había sido abonado en metálico, era completar un buen día de trabajo, de los que no abundaban en unas fechas en que la palabra crisis comenzaban a asomarse tímidamente en el sector del sexo de pago.

Solo había un problema, el cliente en ese momento no disponía de esa cantidad en efectivo, simplemente disponía de 400 €. Ofreció la opción de pagar con tarjeta de crédito, pero la escort no disponía de datafono ni bacaladera para hacer efectivo el cobro del servicio. Entonces fue cuando el cliente ofreció una solución que hasta el momento nunca ningún cliente le había dado para pagar, le pagaría a través de una transferencia efectuada por Internet a través de su banca electrónica.
El cliente había observado un ordenador portátil encendido encima de una mesita, allí era donde habitualmente ella pasaba horas conectada a Internet, y chateando con amigos y clientes. Sorprendida por la novedad y sabiendo que esa posibilidad existía pues ella misa era usuaria en su propia entidad financiera a este tipo de servicios, accedió a que se la pagase de este modo.

El cliente rápidamente se sentó delante del portátil, con ella a su lado, entro en la página web de su banco y accedió mediante su clave a su banca electrónica particular, aprovechando de paso para alardear de sus saldos en cuenta delante de la escort que se regocijaba ante el buen negocio que se la avecinaba.
Con habilidad de quien esta acostumbrado a realizar este tipo de operaciones, efectuó la transferencia a por el importe acordado hacia la cuenta de la escort que había ido a buscar su libreta de ahorro para decirle sin error alguno el numero de cuenta bancaria. Cuando termino la operación y el cliente puso el Pass Word final que daba por finalizada la transferencia bancaria, enseño a la profesional la pantalla donde decía que la operación había sido realizada con éxito.


Tras ello, prosiguió la fiesta entre ambos, una agitada noche de sexo, alcohol, y algo de “fiesta blanca” que duro durante horas hasta que sus cuerpos agotados acabaron descansando el uno junto al otro.
A primera hora de la mañana el cliente se despidió de la escort, contento y satisfecho por lo bien que lo había pasado durante toda la noche. Mientras la profesional continuo encamada satisfecha y contenta por el buen negocio realizado, con ganas de descansar unas horas más.
Tras el merecido descanso, hacia el mediodía procedió la escort a entrar en su propia banca oline para comprobar si ya tenia la transferencia abonada en su cuenta bancaria. Para sorpresa suya, no había abono alguno en su cuenta, por lo que decidió llamar por teléfono a su banco y preguntar por ello. Allí le comentaron que las transferencias tardan en llegar de una entidad a otra 24 horas, y que posiblemente tendría el abono por el que preguntaba al día siguiente. Ella lo vio lógico, pues la transferencia se había realizado de madrugada, ese mismo día.
Al día siguiente volvió de nuevo a conectarse a su banca online, y con mayor preocupación vio que no había ninguna transferencia abonada, por lo que decidió personarse en su oficina bancaria y preguntar in situ. Espero a hablar con la persona de confianza que solía atenderla, y le comento que esperaba una transferencia efectuada por Internet que debía ser abonada en su cuenta. Comprobaron que no estuviera pendiente de abono dicha transferencia, y tras cerciorarse de que no era si, el empleado del banco le dijo que la única posibilidad que restaba es que dicha transferencia hubiera sido anulada por el pagador antes de 24 horas tras su realización.
La escort no podía creerlo, ella no sabia que una transferencia online, puede anularse durante las siguientes 24 horas. Enseguida se dio cuenta que había tenido un exceso de confianza en un cliente que no conocía de nada, además de desconocer las normas básicas de la operativa de la banca online. No obstante le dijeron que esperara otras 24 horas, pues a veces podían existir retrasos en los abonos, aunque no era lo habitual.
La transferencia nunca llego a la cuenta bancaria de esta profesional del relax, mientras ella durante varios días intento contactar con cliente, llamándolo al móvil desde el cual la había citado en el primer contacto. Desde luego que nunca contesto a sus llamadas, estaba claro que este cliente no deseaba para nada volver a tener contacto con la escort, mas sabiendo que su comportamiento no había sido nada honrado, ni ético, pues la había engañado vilmente.
Supongo por lo que me relato esta profesional del sexo de pago, que en principio el cliente deseaba pagar, pues intento pagar con una tarjeta de crédito, y al no tener ella datafono, ofreció el pago por una transferencia bancaria online. Pero “el día después”, tras haber pasado la noche de calentura sexual, y ver que se había gastado una buena cantidad de dinero, pensó en “jugársela” a la escort, conociendo perfectamente las normas de la banca online, que permiten anular una transferencia si no han pasado mas de 24 horas desde que se efectuó.


Espero que esta rocambolesca historia que os he relatado sirva para evitar futuras situaciones similares en las que haya alguien que termine viéndose como un “santo” del sexo de pago.
PROXIMO ARTICULO: Los peligros de la prostitucion callejera.
Se colgara este proximo lunes (15-12-2008).

Comentarios

aureliworld ha dicho que…
Espero impaciente...
Valentos ha dicho que…
Y yo
pero el que espera desepera
Jabato ha dicho que…
Aureliworld y Valentos, impacientes...no desepereis...ya colgue el articulo.

Saludos jabatos.
Anónimo ha dicho que…
La verdad, a nosotros nos ha pasado cuando un cliente despues de una fiesta loca por que el lo ha querido despues nos quiere devolver lo pagado en tarjeta de credito por desgracia cada vez ams normal
carmen relax ha dicho que…
Cada vez mas normal por desgracia
Jabato ha dicho que…
Imagino que este ultimo comentario tan seguido es de Carmen Relax.

El tema de las tarjetas de credito lo tratare en enero 2009, comentare algun caso en el que la profesional o la agencia han sido estafados mediante este modo.

Muchas gracias por tu comentario CARMEN RELAX.
Anónimo ha dicho que…
Normalmente las transferencias entre dos bancos o cajas diferentes tardan 48 horas y no 24lo que desconocía era que podía retrocederse una vez realizadas. Conozco algún caso de impago con tarjeta de crédito y la solución que me comentaron era que el cliente escribiera de su puño y letra en el recibo su DNI (eso si, comprobando la casa que el nº era el correcto). No sé si esta solución es efectiva o no, pero ha sacado de más de un apuro a una agencia.

Un saludo
jorge32
Busco contacto ha dicho que…
Lamentablemente y como en todo negocio hay estafas. Es lastimoso, pues se realiza un trabajo el cual no se cobra a posteriori. Gracias.
angela ha dicho que…
De ahi la importancia de cobrar en mano y por adelantado en lod casos de sexo de pago... porque a veces, las profesionales quieren dar un voto de confianza y mira por donde sale el tiro..

Un besazo BELLO!!

Hechicera
Camisas ha dicho que…
Lo jodido de esta gente es que luego vamos la buena gente y no confían nada en nosotros, lo cual es lógico ya que es lo que no enseña la vida.

Por razones personales odio a los estafadores, son una calaña. Una cosa es robar un banco, pero timar a viejos, trabajadores o en este caso a una prostituta es lamentable. Todos vamos mal de dinero pero intentamos salir para delante sin pisar a nadie.
Shan ha dicho que…
Vaya historia!
En efecto, ella pecó de exceso de confianza, pero casi todo el mundo hubiera aceptado dada la situación ¿no?

Gracias Jabato por contarla públicamente, y que así todo el mundo pueda estar un poco más prevenido. Un saludo!
mach-t.com ha dicho que…
Opino lo mismo que busco contacto.
eva- escort madrid ha dicho que…
Hay gente con la cara muy dura y no siempre son los que parecen. Sinvergüenzas con traje, ropa de marca y apariencia de chico bien son los que te la dan con más facilidad. No hay que fiarse ni de uno ni de otros.