EN BUSCA DEL SEXO PERDIDO: Buscando sexo, buscando a Lludy.

Buscar sexo de pago no es difícil, en cualquier periódico en la sección de contactos o relax puedes encontrar cientos de anuncios. Internet es otra de las herramientas que ha irrumpido con fuerza a la hora de la búsqueda del relax profesional. Podemos sumergirnos en la red y navegar por medio de guías eróticas, paginas webs de profesionales y agencias, y foros de sexo de pago donde se nos ofrece un abanico de posibilidades que llega a hacer dudar al cliente más decidido. Encontrar por otra parte sexo de pago de calidad, ya es otra historia. Lo que parecía fácil se torna complicado, encontrar una profesional que te guste, que ofrezca los servicios que buscas, que sea implicada, atenta, cariñosa y simpática, y que este en el precio que uno se puede permitir, no es una misión imposible pero tampoco se encuentra con facilidad. Llevaba unos días buscando en Sitiosdezaragoza, una opción sexual trans que me pudiera llenar de alguna manera en ese aspecto, pero lo cierto es que después de las navidades, y quizás debido a la cuesta de enero, el mercado del sexo de Zaragoza estaba algo alicaído. Muchas profesionales extranjeras aprovechan a viajar en estas fechas a sus países de origen, para evitar el frío invernal y el bajón económico que se produce a principios de año. El nivel de mi encuentro sexual con Crystal Mulder en Madrid, había dejado el nivel bastante alto, quizás influyese de forma inconsciente a la hora de elegir la opción adecuada. Pasaron los días y mi deseo sexual continuaba en mi interior sin decidirme por las novedades trans que semana a semana se presentaban en la ciudad. Quizás sea por eso que en mi coche, mientras conducía por la ciudad, mi GPS mental iba enumerando las direcciones de las agencias y profesionales trans donde podía encontrar el alivio al furor sexual que día a día crecía a pasos agigantados.

Conduciendo como un autómata, me vi aparcado en el parking de la plaza San Francisco, y encaminado hacia la agencia Noche y Día. Quince minutos antes después de haber realizado la ultima gestión laboral del día había llamado desde el teléfono golfo al teléfono que aparece en la pagina de personal de Lludy, para saber si estaba libre de compromiso y pasar a deleitarme de nuevo con ella. Aunque siempre gusto de probar nuevas sensaciones, quizás fuera que el encuentro con Crystal Mulder dejo en mi un listón demasiado alto de superar, por lo que busque la seguridad de un encuentro sexual satisfactorio como sabia que me podía ofrecer Lludy. En este blog ya os relate un encuentro anterior con esta escort trans, “El sexo tenia un precio”, debido a lo cual pase a otorgar a Lludy el titulo “ola perfecta” o “gran ola” refiriéndome a las que yo considero por mi experiencia buenas profesionales del relax. Al llegar al rellano, me dirigí a la puerta que se abrió silenciosamente, mientras una mano emergía tras ella señalándome una dirección con el dedo índice. Seguí la dirección indicada y tras unos pocos pasos me encontré una diminuta sala preparada a modo de recepción en la que ya pude tener a Lludy frente a mí. Ella me mira con esa media sonrisa que siempre ofrece, una sonrisa que siempre me ha cautivado por seductora, sensual y en cierta manera burlona. Estaba vestida tal como aparece en su blog, unas medias rojas con ligueros, minifalda de cuero negro, y un sujetador rojo pasión que oprimía unos pechos que parecían a punto de salirse. Note como me estudiaba de una mirada, y en cierta manera pensé que me podría reconocer de encuentros anteriores. Directamente sin preguntar nada, le dije que seria un servicio de una hora, y ella me pidió 120 euros. Sin titubear los saque de la cartera, mientras ella los cogía y me invitaba a seguirla por el largo pasillo. Espectáculo es la palabra que define verla andar por el pasillo, mis ojos no podían evitar mirar ese culo perfecto que movía al son de un paso firme y decidido. Me di cuenta de la perfección de su cuerpo, una cintura de avispa, un culo redondo y perfecto, unas caderas de vértigo, en definitiva un cuerpo que ya quisieran para si muchas mujeres biológicas.
Entramos a una habitación, bastante limpia y espaciosa, con su televisión, y un colgador donde me invito a irme quitando la ropa, mientras ella marchaba a dejar el dinero a buen recaudo. Regreso con una toalla que me entrego, invitándome a pasar al baño para lavarme, ella me acompaña y ambos nos lavamos en el bidet con abundante agua y jabón. De nuevo en la habitación me tumbe en la cama, mientras ella ponía un video porno que creo que no llegamos a mirar en ningún momento, pero que por lo menos hacia un sonido ambiental a base de gemidos y gritos de placer por parte de los protagonistas.
La sesión sexual no se hizo esperar mucho, Lludy es de las que habla mas bien poco y gusta de tener un sexo directo al grano. Con una rapidez de vértigo se quedo totalmente desnuda ante mí y tuve oportunidad una vez mas de gozar de su privilegiado cuerpo otorgado por la sabia naturaleza. Nuestras bocas se unieron en besos y lengüetazas apasionados, mientras mis manos iban trabajando la anatomía de Lludy. No tarde en comprobar como su pene había crecido y recordé que tenia una muy buena dotación. Mientras ella me invitaba a sobar y chupar una y otra vez sus perfectos pechos, que son uno de sus puntos más erógenos por lo que pude comprobar. Con las manos empujo mi cabeza hacia su pene y me invito a chuparlo, cosa que hice con gran esmero para proporcionarle el máximo placer. Tras un buen rato se acomodo para que el goce fuera mutuo y ella también me hizo una buena mamada, mientras sus dedos iban jugueteando con mi ano. Ella fue preparando mi ano con un glorioso beso negro, que lo dejo totalmente relajado, tal fue así que tras colocar la almohada en mis riñones, elevo mis piernas hasta sus hombros y comenzó a apoyar su capullo contra el ojete haciendo una leve presión para que entrase.

Demostró una vez mas que es una autentica maestra en el arte de la penetración, no sentí el típico dolor que puede producirse en el inicio, desde un principio me gusto y note como ella iba acomodándose dentro de mí. Me ofreció un autentico recital, moviéndose como solo ella sabe, mientras veía como sus abdominales trabajaban para bombear con un ritmo constante, Lludy se apodero de mi pene y comenzó a pajearlo, mientras me pedía que le tocara los pezones. Me fue muy difícil controlarme y no tarde en eyacular abundantemente, quedándome totalmente en un estado de completa felicidad y ausencia del mundo exterior. Quedamos tumbados en la cama, en silencio, Lludy es una profesional de pocas palabras en principio, aunque si va tomando confianza puede llegar a soltarse un poco. Conversamos sobre sexo, lo que nos gustaba, lo que no nos gustaba, de esta manera llego un momento en que vi que su erección no había bajado, por lo cual la invite a tumbarse en la cama y me dispuse a hacerle una felación. Me gusto verla, mientras ella se mordía constantemente el labio inferior y suspiraba, tanto me gusto verla de este modo que de nuevo tuve una terrible erección y le pedí que me ofreciera ese culito perfecto que tiene. Me lo ofreció todo en pompa, disponiéndose a cuatro patas como un animal en celo, desde detrás la tome y penetrándola si dificultad. Una vez acomodado y disfrutando de la calidez interior que percibía, fui acelerando el ritmo, jugando a cambiarlo, e incluso a pararlo. Note como ella se estaba pajeando, ella me gritaba que más fuerte y que le diese palmada en el culo, cosa que hice con cierta timidez. Tal fue el grado de excitación que acogiéndola con ambas manos de las caderas, me dispuse a acelerar al máximo para que llegase mi segundo orgasmo. No tardo nada en llegar, mientras caía tumbado sobre ella que continuaba pajeandose con ritmo frenético.
Lludy se dio la vuelta y se tumbo para proseguir con su paja, ofreciéndome terminársela, cosa que hice de buen gusto al ritmo que ella me indicaba, hasta que pudo correrse entre eléctricos calambrazos de placer, dejando que sus marcadas abdominales quedasen inundadas por su blanco y espeso semen. Sin prisa, pero sin pausa, tras un pequeño descanso para que terminase el tiempo reglamentario, me invito a pasar por el baño de nuevo a lavarme y finalmente a vestirme, para acompañarme hasta la puerta y despedirme con un tímido beso.

Resumiendo, Lludy me ofreció lo que buscaba, sexo, sexo y sexo. Es una autentica maquina, viciosa y lasciva, que gusta de practicar sexo. Una garantía para que quien desea un encuentro sexual pleno de disfrute, sin tabú y con implicación. Su falta de charla, queda paliada por su facilidad para interpretar sexo, dotada de un cuerpo privilegiado a tal efecto. Deja de lado el glamour que otras venden para a través de su sencillez y buen hacer ofrecerte un sexo verdadero y sin engaños. Destaco a parte de su cuerpo y su espléndida dotación, la gran facilidad que tiene para penetrar, no lo recordaba y de verdad que me dejo extasiado pues lo hace con una facilidad y soltura al alcance de muy pocas. Seguro que en algún otro momento de duda a la hora de buscar sexo, Lludy soluciona mi problema.


FECHA DE LA EXPERIENCIA: Enero 2008.
NOMBRE DE LA CHICA: Lludy
NOMBRE DE LA AGENCIA: Noche y dia.
DIRECCIÓN: C/Fernando El catolico, nº xxx. Cerca Plaza San Francisco.
TELÉFONO DE CONTACTO: 686 724 624
TARIFAS APLICADAS: 60 €. Media hora y 120 € la hora entera. Posibilidad de repetición en la eyaculacion.
DETALLES DE LA AGENCIA: No hubo encargada se presento Lludy directamente. Instalaciones bien. Relacion calidad-precio muy bien.
DETALLES DE LA CHICA: Brasileña, altura mediana, cabello ondulado, largo, y castaño muy claro. Constitución delgada, tatoos no, piercing creo que en el ombligo, fumadora no se. Sexo depilado no, al natural. Carácter agradable pero conforme avanza la relacion y afianza su confianza llega a ser muy maja.
PUNTUACIONES DE LA CHICA: Cara B, fisico general E, pechos MB, culito E, trato MB, frances MB, trajineo E, implicación E, y valoración global MB EXTRAS SEXUALES: francés sin si, no terminado oral hay que avisarle, besa si morreos, griego si y muy bueno, temática sado no hubo pero si he visto en anuncios que lo ofrece, masajitos previos y/o posteriores no hubo.

Comentarios

Secreto ha dicho que…
Me ha gustado la entrada, no se como he llegado a tu blog, pero he empezado yo uno cuya temática principal será el sexo y tengo intención de publicar una entrada sobre travestís.
No he probado todavía con ninguna tranny, pero como podrás comprobar en mi blog no tardaré mucho:-)

Lludy no sé que tiene, pero me encanta; por lo que leo está recomendadísima no?

Un saludo y enhorabuena por tu blog
Nacho ha dicho que…
Hace relativamente poco estuve con Lludy y fue excepcional. Había estado con otras Travestis, pero ninguna como Lludy. Coincido completamente contigo.